Nueve de cada diez autónomos cotiza por la base mínima.

El autónomo puede elegir la base por la que cotizar, algo que no pasa con el asalariado. La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha realizado un informe llamado ‘El trabajador autónomo ante la previsión social’ en el que destaca que el 86% de los autónomos cotiza por la base mínima.

Tanto las pensiones de los autónomos como las de los asalariados se fundan en las bases de cotización y el tiempo durante el que han sido abonadas. Si las pensiones de 9 de cada 10 autónomos, aproximadamente, se rigen por la mínima, se puede saber que su pensión se diferenciará mucho de los ingresos disfrutados en activo. También es cierto que los autónomos cobran menos, pagan menos y tienen menos coberturas.

¿A partir de cuándo tengo pensión?

El trabajador autónomo debe haber cotizado 15 años como mínimo para tener derecho a cobrar una pensión. El mínimo exigido es que dos de esos años deben estar entre los últimos 15 años previos a la fecha de jubilación. Por ello, después de la reforma de 2019, la base mínima es de 944,40 euros y la máxima de 4.070,10 euros. En los dos casos lo que se cotiza es el 30% de la base elegida.

Por otro lado, el informe de la ATA también ha revelado que el 28,7% de los trabajadores autónomos, es decir, uno de cada tres, optaría por subir la base de cotización a la Seguridad Social si se mejorasen las prestaciones a las que tienen derecho. Y es que el 37,9% de los autónomos está dispuesto a hacer una modificación y subir su base de cotización.

Para responder a la pregunta de por qué los trabajadores autónomos cotizan por el mínimo peligrando la pensión pública que cobrarán cuando se jubilen, el informe descrito anteriormente detalla que el 38,2% de los autónomos culpa a la falta de ingresos como principal causa para no subir su base de cotización. Sin embargo, un 13,2% elige invertir el dinero contratando planes privados porque consideran esto mejor opción que las prestaciones que les dará el sistema público.

Reforma de 2019

Con esta reforma se incrementó la base de cotización del 1,25% y se aumentó en 5 euros la cuota mensual, lo que derivó en algunas medidas que trajeron consigo nuevas coberturas como la inclusión de los autónomos en el Sistema de Formación Profesional par el Empleo, el aumento de 12 a 24 meses del conocido como ‘paro de autónomos’ o el acceso a una tarifa plana por la baja de maternidad, entre otras.